VIVIR  ENTRE

Instalación multimedia sobre la vivencia migratoria

MIO (JAPÓN)

MIOtestimonio completo
00:00 / 27:02

MIO: Mio es una chica Japonesa que nació en Japón, en campo, en la provincia se llama Kumamoto. Llevo once años en España. Con 24 años salí de Japón y.... A mí me criaron mis cuatro abuelos porque mis padres trabajaban todos los días. Y una cosa muy importante que contar es que mi abuela fue víctima de la bomba atómica, en Nagasaki. Bueno ella sobrevivió con 14 años pero ese día perdió todos, bueno menos su hermano.

ÁNGELA: Buah.
MIO: Sí, bastante fuerte y siempre tenía ese cicatriz. Pero yo no sabia eso hasta que yo cumplí 14 años, porque era algo eso de ser víctima de bomba Nagasaki que generaba también prejuicio dentro de Japón, y también había mucho dolor. Entonces mi abuela ni padre, o la otra familia no quería.
ÁNGELA: Guardaba para sí.
MIO: Sí, no querían contar. No sé de algún, no sé cómo fue pero me enteré. Fue un shock para mí también.
ÁNGELA: Sí
MIO: En el cole desde muy pequeña aprendemos a que la guerra es mal, mala porque hemos tenido dos veces bomba atómica. Incluso a veces teníamos deberes de preguntarles a nuestros abuelos cómo han vivido la guerra, segunda guerra mundial, pero no me contaban y de repente con 14 años, ¿no? y fue muy fuerte.
ÁNGELA: Claro, para la familia fue...
MIO: Pero bueno...y que más... Pero yo no me identifico mucho como japonesa porque de pequeña... Bueno igual disfruté bastante la infancia, había cosas que no me gustaba pero... cada vez que crecía más y más notaba que la sociedad me exigía ciertas cosas. Por ser mujer, por ser joven... y no, ya creo que con 14, sí por ahí, con esta edad, adolescente me empecé a dudar. ¿ Por qué estoy aquí? ¿ Por qué he nacido en Japón?
ÁNGELA: Muy joven para esas revelaciones , para esas preguntas.
MIO: Sí, además vivía en campo, que no me podía mover fácilmente porque siempre tenía que pedir a mis padres que me lleven a algún sitio ¿no? Y no había culturas, no había personas tan interesantes como...ni extranjeros. Entonces solo una vía de conocer al extranjero era profesores extranjeros que venían muy de en cuando al cole público donde iba yo. Igual una vez al mes venían a enseñar ingles. Y luego por las películas de hallywood ( risas).
ÁNGELA: sí.
MIO: Que ponía mi padre casi todos los días, pero tipo así como se llama Suaseneger.
ÁNGELA: Suaseneger, sí.
MIO: Como algo agresivo.
ÁNGELA: sí, sí, todo muy yankie.
MIO: Sí, sí, eso. Veía eso pero.. y no me gustaba estas batallas pero sí veía que... ¿Por qué, sobre todo las chicas, las mujeres, de rubias no? O bueno había morenas, pero especialmente rubias. ¿Por qué se comportan así? Que es muy diferente. Lo que a nosotros nos exigen la sociedad en Japón.
ÁNGELA: Sí.

MIO: Y ahí siempre me llamaba mucho la atención que para mí me parecían como valientes, que tenía su ser, podían decir sus opiniones, expresar lo que quieran expresarse ¿no?
ÁNGELA: Desde bien pequeña te surgió este interés por...
MIO: Sí, esa duda. Interés para hacia cultura más occidental, porque solo había Japón o películas de EEUU entonces hasta los 6 años años yo pensaba que en el mundo existe Japón y EEUU( risas).

ÁNGELA: Claro, pero ahí te das cuenta cómo una cultura también puede cerrar posibilidades de conocer. Cuando los medios de comunicación, desde el estado, desde el colegio, solo te enseñan determinadas cosas, pues es tu mundo y es tu realidad.
MIO: Eso es, era mi realidad muy pequeña. Pero aun así tenia la duda y luego la esperanza, ¿no?. Hay otro tipo de mundo y...

ÁNGELA: Y allí que fuiste.
MIO: Pues empecé con 13 años en el cole, en instituto empezaron dar clases de inglés. Ahí primer contacto del idioma, otro idioma, segundo idioma. Y me salió muy fatal, no entendía nada, no entendía lo que decía el profesor y me parecía ...ilógico todo. Sacaba muy malas notas pero un día dije no, tengo que estudiar, porque no sé, tenia esas ganas de estudiar y repasé todo el libro de texto yo sola en casa y hubo un día que hizo click. Ahora entiendo. Y desde ahí ya autodidacta. Empecé a escuchar cd de inglés, canciones de ingles, y cuando salía ciudad con mis padres y encontraba algún , alguien extranjero me atrevía a saludar: “hello” (risas).
ÁNGELA: Qué valiente ya.
MIO: Sí, sí, y así es como fue. En universidad elegí una carrera donde quería estudiar, bueno podía estudiar inglés: marketing. Porque aquélla época mi sueño y mi único deseo era salir de Japón y cómo puedo salir de Japón pues... eh encontrando algún empleo de una empresa internacional.
ÁNGELA: Fuera.
MIO: Y no me gusto el marketing, no me gustó nada.. es como...
ÁNGELA: Muy depredador.
MIO: Engañar a la gente, asustar y engañar a al gente que si no compra este producto es que te vas a matar ( risas) o peder...Dejé la carrera también.
ÁNGELA: Eso en Japón.
MIO: Sí, en Japón. Inglés me gustaba pero al final tenía que dejar la carrera porque tuve un conflicto dentro de mi familia. Y estaba mentalmente también debilitada y además no me gustaba el estudio de marketing. “No voy a estudiar más” . Y empecé a trabajar de cualquier trabajo porque el conflicto era con mi padre que ... que me apoyaba económicamente para hacer estudio, pero mi padre también, que ya sé que no es su culpa, pero ha crecido esta sociedad machista, con pensamientos rígidos, entonces no me entendía que yo quería socializar con los amigos a parte de estudio ehhh.. Pero mi padre lo que quería que yo estudiese, solo estudiese, y sin socializar y seguir un camino que él quisiera que yo anduese.. aundu ¿anduviese?
ÁNGELA: Andase
MIO: Pues tuve conflicto entonces dije no necesito tu poder económico.
ÁNGELA: Valiente.

MIO: Sí, ya me busco la vida sola. Y ahí empecé a trabajar de cualquier cosa, que bueno, puedo ganar dinerillo, dinerillos para ir.. Y durante tres años trabajé mucho mucho para ganar dinero para salir de casa. Que ahí las cosas todo muy caro entonces para alquilar un piso cuando entras al piso tienes que comprar frigorífico, sofá, la lavadora, todo.

ÁNGELA: No había muebles.
MIO: No, nada. Entonces...
ÁNGELA: Buh, mucho dinero claro.
MIO: Sí, 10.000 euros
ANG: Mucho desembolso.
MIO: Sí, ahorré durante tres años aunque también empecé viajar sola, en archipiélago Japón. Para encontrar eh... a mí misma y también para encontrar a gente diferente ¿no? Y eso fue como muy muy buen aprendizaje para mí porque solo veía mundo a través de las gafas de mis padres ¿no? de mis abuelos, de la sociedad muy rígida machista, porque yo soy de sur, de campo. Pero había otro tipo de gente que veía mundo con otra forma.
ÁNGELA: Claro.
MIO: Aunque eran Japoneses.
ÁNGELA: Mas abiertos ¿no? Porque ahí según el acercamiento que he podido tener un poco el tema de los estudios hay mucha presión ¿no?
MIO: Muchísimo, y luego cuando estudias y luego tienes que guardar.. graduar la universidad ya normalmente los estudiantes salen con una deuda porque cuesta. Aunque es público cuesta 5000 euros o algo así, al año. Entonces salen con deuda. Para pagar la deuda ya tienen que encontrar un empleo y las empresas normalmente solo quieren los nuevos guar....guarda..
ÁNGELA: Graduados.
MIO: Graduados o según como todavía.. Durante dos años puedes buscar, pero ya tercero, cuarto año... que después de graduar ya igual las empresas no cogen. Y también una vez que entras a las empresas... ehh.. lo normal que es que sigues, hasta...
ÁNGELA: Toda la vida ¿ no?
MIO: Hasta la jubilación, sí.
ÁNGELA: Poco cambio.
MIO. Poco cambio. Hay opción de cambiar pero eso va a ser como punto negativo para encontrar otra empresa normalmente. Porque no es como aquí. Aquí la gente cambia de empresas. Y si ves un cv, si eres alguien de recursos humanos ves en un cv de que, ¡ ah esa persona ha trabajado aquí, aquí!, como que ves que es algo potencial de esa persona, pero ahí en Japón no. Es como más irresponsabilidad. “Ah vale, ha dejado de trabajar en esta empresa porque igual no tenían mucha paciencia” Como todo se lo toman negativo.
ÁNGELA: Claro, que no te veías con esos valores.
MIO: No, es que al final.. nos sentimos como una parte de la sociedad, más que ser humano, ¿no? Cuando consigues un trabajo aunque sea una dependienta de una tienda que no cobras tanto, pero antes de ser tú tienes que ser dependiente, tienes que ponerte una mascara de dependiente o peinarte como una dependienta.
ÁNGELA: Tu identidad se forja con el trabajo.

MIO: Sí, siempre. Y eso como a mí...resultó muy estresante, ¿no?
ÁNGELA: Y qué es lo que te hizo salir, esto me que me cuentas fue todo el caldo de cultivo, pero lo que finalmente dijiste pues voy a salir del país, lo que te movilizó
MIO: Pues mira siempre estaba buscando alguna, algún hilo para salir y ahí encontré a Roman. Sí, por suerte porque yo así de sola todavía no podía económicamente, y no sabía nada, y también faltaba un apoyo mental, y porque acababa de salir de mi casa después de trabajar durante tres años, ahorrando dinero, y ya no tenía mucho ahorro. Y ahí encontré a Roman, y dije : “ bueno, no sé si la relación amorosa va a seguir pero por lo menos tengo un oportunidad”.
ÁNGELA: Una oportunidad, una vía.
MIO: Una vía. Pues voy con él, y ya veré. Ni dije nada a mi padre porque todavía estábamos en la guerra fría, solo le dije a mi madre. Mi madre dijo: “ bueno, vete, y si ves que no funciona volverás ( risas) así y me vine hace 11 años ... en 2011, en enero, me vine aquí. Sin saber nada, y pues esta parte sí que es un poco diferente con otro tipo normal que se considera gente de migración, ¿no? Por ejemplo si tienes.. si tienes que migrarte porque en tu país ya no puedes vivir o la situación ya no te permite vivir con seguridad, o por economía, pero yo bueno...
ÁNGELA: Bueno, pero yo creo también que las migraciones son muy diversas ¿no? hay gente que por cuestiones como dices, políticas, porque no es seguro tu país, o en tu caso tú tenías esa motivación de querer cambiar, y el amor fue también una manera de hacerlo...porque en ese momento que estaba por Japón os conocisteis y te trajo la curiosidad que tú también tenías. A veces el azar de las cosas, lo que tú también llevas dentro y ves que hay una corriente y dices voy a ver...hasta a ver qué pasa.
ÁNGELA: ¿Y vinisteis directamente a España o pasasteis por otros países?
MIO: No, no, vinimos a España directamente, sí. Bueno yo me vine porque Roman primero se volvió de Japón a España, luego después de 6 meses me di a mí misma, durante 6 años para decidir si voy o no. Y me vine.
ÁNGELA: Y qué supuso para ti la frontera, las políticas migratorias, ¿tuviste alguna dificultad?
MIO: No, ah, bueno, me pasé primer año en España, en Valladolidad, ilegal. Porque primero me vine con tres meses de visado e íbamos hacer pareja de hecho para que me pudiesen dar permiso de residencia y luego permiso de trabajo, pero claro, papeleos, tardan mucho....y también unos problemas, entonces bueno, tenia que esperar un año pues como todavía acababa de llegar a España y no sabía como era políticamente el país español entonces me pasé con bastante miedo. No conocer nada de idioma y ser ilegal, y aunque íbamos, fuimos a Extranjería para consultar ese estado y decían: “ bueno pasaporte japonés tiene ese poder que si te encuentras en la calle la policía y dices que tú eres japonesa pues no hay ningún problema, decía “ (risas) pero aun así tenia mucho miedo, eso como, estar viviendo en algún sitio pero sin enraizarte sabes, porque no tienes documento no tienes... bueno médico sí, si me enfermaba podía ir fácilmente seguramente, pero bueno, siempre con este cuidado.
ÁNGELA: Con esa incertidumbre.
MIO: Ansiedad, sí sí, y también como soy muy comunicativa, me encanta comunicar con la gente, conocer nuevas personas y luego escuchar sus opiniones pensamientos, y luego compartir mis ideas ¿no? y eso de repente desapareció, había japoneses en la ciudad pero... y también los que

hablaban inglés, pero yo me puse un ... una barrera de no voy a ir por ellos porque si ahora empiezo hacer amistad con ellos es que luego el camino de aprender español va a ser más difícil. ANG: Se va a alejar ¿no?
MIO: Sí, porque siempre tengo donde huir.

ÁNGELA: Claro.
MIO:Entonces, sí sí, bastante duro me acuerdo, sí. Aunque había cosas también divertidas porque todo es nuevo ( risas) ¿sabes? Todo. Sale de calle todo es nuevo.
ÁNGELA: ¿Cómo fue para ti ese cambio de llegar? ... Esa dificultad y también esto positivo, ¿qué otras cosas destacarías?
MIO: Mira, dije: ¡ Qué bien que la gente vive con alegría aquí como... Veía en la calle muchas sonrisas, y claro yo, aquella momento como era ilegal y no hablaba nada de español y soy asiática entonces, no me esperaba tanto de que salgo de calle y la gente me ve en la calle , solamente me ve en la calle y igual me empezaba a hablar ¿sabes? Hola , ¿de dónde eres? Ah. Y yo como :“ Japón” ( risas ). Pero aun así seguía hablando. Ah sí, Japón blabla. Como... ¿ Por qué son tan amistosos? Eso en Japón nunca pasa porque tenemos una distancia mental, social. Hay tanta diferencia, ser humano ¿ no?.
ÁNGELA: Lo bueno también es, jolín,... y además teniendo la experiencia de haber sido socializada en una cultura pero vivir en otra... como poder recoger todas las cosas buenas que tenga de un lado y de otro. Por eso, a veces, cuando una cultura se cierra mucho da pena también de los “contagios” que pueda haber con otras. Por eso no se entienden a veces algunas posturas herméticas.
ÁNGELA: Y para ti Mio, ¿Qué ha supuesto ser una mujer asiática en España? ¿Cómo tú has vivido eso?
MIO: Pues yo como asiática asiática igual no he filosofado tanto, como extranjera sí, pero especialmente asiática no...
ÁNGELA: O como extranjera, ¿cómo sientes que la gente te lee?
MIO: Pues culturalmente bien porque bueno, aquí veo que la gente está muy abierta a otras culturas, tiene mucha curiosidad ¿no? Entonces me preguntaban cosas y yo incluso, eso primero he podido trabajar en hostelería donde vendían sushi, y luego empecé a dar clases de japonés y luego ya intérprete. Siempre podía encontrar trabajos y a amigos que compartir. ¿Y sí, qué era la pregunta?
ÁNGELA: No, que qué había supuesto igual para ti, no ni bueno ni malo, sino cómo ha sido tu vida de ser extranjera aquí. En el sentido de si te ha costado relacionarte con la gente, o si ha habido situaciones en las que te has sentido incluso discriminada, de ...parece que todo el mundo que es asiático trabaja en un chico. No mira, soy japonesa y tengo una historia. Que igual en tu caso no eh. Cada experiencia es una.
MIO: Eso es totalmente. Pero sí que algunas veces he sentido discriminada, no sé si por ser japonesa, por ser extranjera, pero yo creo que todo el mundo pasa que, por ejemplo, no me defendía muy bien con el idioma ¿no? Entonces si viene la gente, si me topo con alguien que tiene dentro mucho negatividad. Esa persona donde saca esa negatividad, yo creo que buscan gente un poco vulnerable. Pues ese momento claro. Yo algunas veces he recibido negatividad y

ese momento igual pensé como he recibido sin más porque yo era así. Pero después de repasar como ahh igual porque igual sabían que no podía defenderme bien. O porque yo vengo de esta cultura, otra cultura, pero bueno nunca se sabe.
ÁNGELA: Ya.

MIO: Pero ha sido muy poquito, poquitísima.
ÁNGELA: Qué bien. También porque igual tú también lo que proyectas, o los entornos en los que te has movido pues han sido gente...
MIO: Pero sí que he notado una cosa, una cosa muy... cómo puedo decir, muy llamativo, es que de la gente de aquí de Europa muy pocas veces he tenido esa sensación de que me estás discriminando, o tienen prejuicio, pero con los africanos sí. Con los africanos andando en la calle me han dicho... También es curioso porque me decían: “china”. Pero claro yo pensaba: “bueno yo no soy china, soy japonesa, pero claro, en su intención entendía. Pero también entiendo por qué están en ese punto, los africanos, porque han sufrido también ellos y viven incuso igual peor que yo, no lo sé. Pero como que entiendo que llevan ese sufrimiento y yo soy la que refleja su sufrimiento ¿no? también... Así que no me molesta. Es como... Acepto. Si entiendo, la verdad ( risas).
ÁNGELA: Como entender que cada persona habla también desde su bagaje, desde su experiencia, desde su cultura, de todo aquello que lo ha atravesado y que al final es desde donde tú hablas ¿no?.
MIO: Sí, sí. Vivir entre las dos culturas. Porque en mi caso he vivido en Japón 24 años y luego aquí 11 años. Sólo he vivido como mucho tiempo en dos países ¿no? Y lo bueno es que cada vez más vas a a hacer como un humano, un humano, que ... Un ser vivo que vive en la tierra como.. ni soy japonesa, ni española 100%. Estoy ahí entre medio ¿ no? Y entiendo la parte de la cultura japonesa y luego entiendo la parte de cultura española, y también por estar en España empiezo a conocer gente que han migrado a España y que viven hace muchos años. Y con ellos también empiezo a relacionarme en español. Por ejemplo, una riqueza fue hacer amigas chinas. Aquí en España y yo les comunicó en español y es como para mí, es enriquecedor, muchísimo, enriquecedor porque claro, Japón y China políticamente llevamos una historia muy triste, tragédica. Y pero estamos aquí, en la tercera tierra, juntos, tomando infusiones o saliendo de fiesta. Es como... no sé, es muy bonito.
ÁNGELA: ¿Lo vives como de una manera especial?
MIO: Sí.
ÁNGELA: Y a nivel emocional, el hecho de ser de dos lugares, ¿cómo te hace sentir?
MIO: Ahhhh, pues me sienta bien, me sienta bien ahora viviendo en España. Vuelvo a Japón y siento más extranjera, sí. Eso pasó justo antes de la pandemia, volví a Japón durante un mes. Y ya después de dos semanas ya echaba mi casa de España. Y dije ahhh pues ya está cambiando algo dentro de mí, sí porque ya no... sí entiendo por qué actúan así, por qué piensan así, pero yo ya no ya no comporto, ya no me comporto así, no pienso así, y eso bueno va a seguir con otra pregunta de... ¿qué hacemos en el futuro ¿no? Y estaría bien algún día, no sé si realmente lo voy a hacer, pero sí que quiero llevar algo que he aprendido de aquí, cosas positivas ,llevar a Japón. Y aunque sea ... va a ser... igual un grano de arroz, pero intentar, no intentar cambiar sino, dejar

un ejemplo ¿no? ahí de ... Hay otra manera de vivir, estar, pensar, sentir, y eso sí me gustaría hacer algo.

LOGOS VIVIR ENTRE.png