CUERPOGRAFÍAS

Heredado del vocablo “cartografía”, el uso del término “cuerpografía” -así como la exploración teórica fundada en el concepto- aparece por primera vez en estudios y textos de la profesora arquitecta y urbanista Paola Jacques en 2003: «la ciudad es leída por el cuerpo como un conjunto de condiciones interactivas, y el cuerpo revela la síntesis de tal interacción recuperando en su corporalidad lo que hemos llamado cuerpografía urbana». La cuerpografía es una cartografía corporal, o cuerpo-grafía y de ahí cuerpografía.

La corriente artística de cartografía puede ser brevemente definida como una acción efímera: un dibujo que ocurre a través de la relación que se establece entre el sujeto y el espacio y no como una representación de líneas y dibujos condensados en un mapa. El método de la cartografía no permite una separación teórico-práctica; es una investigación-intervención que genera producción de conocimiento y de realidad. La acción cartográfica se opone a la ciudad escenográfica, pues conocer no es solamente adquirir información acerca de un espacio supuestamente establecido, sino también reconocer la significación y singularidad de cada espacio y comprometerse con la producción de subjetividad.

En la misma línea de la investigación cartográfica, la cuerpografía se enfoca en las acciones corporales y se establece como un mapa afectivo, donde el mapa del territorio pasa a ser leído a través del cuerpo. Ese cuerpo atraviesa con sutilidad o agresividad los paisajes de la ciudad y es trazando este mapa como se revelan las relaciones que se viven y pulsan en la ciudad; está en nosotros y con nosotros. Para Paola Jacques, la noción de cuerpografía comprende el cuerpo como el propio fenómeno de la representación y de sus experiencias con el ambiente, donde el territorio es el fenotipo extendido del cuerpo, de modo que los dos se expresen a la vez. Una cuerpografía entiende el cuerpo como una síntesis de registros sensoriales y motores (acciones corporales) que se auto seleccionan cuando se relacionan con el espacio, donde el espacio se torna síntesis de este registro. No se trata de un determinismo, sino de construcciones compartidas y de un proceso que fusiona el cuerpo y el territorio, en el que ninguno se posiciona frente al otro y sí transitan juntos.

SOBRE EL PROYECTO

Cuerpografías es un proyecto de danza y territorio guiado por la coreógrafa Mari Paula. La propuesta se organiza en una corta residencia de experimentación corporal y urbana entre los bailarines residentes seleccionados y los espacios de la ciudad donde se presentará la propuesta.

El resultado del proyecto no se refleja solamente en la acción performativa, sino también y principalmente en las experiencias y subjetividades de cada participante. 

 

Cuerpografías es una propuesta para ser realizada dentro de la programación de Festivales, Centros Coreográficos, Universidades, etc.

 

La propuesta se organiza en 6 días de trabajo, siendo:

-  1º día - audición/selección de artistas locales;

- 2º al 5º día - residencia experimentación cuerpográfica en las localidades elegidas.

- 6º día - acción Cuerpografías